borde acústico.

paisaje sonoro

 

BORDE ACÚSTICO

Regeneración del borde costero y estuarino para Boyeruca Recuperación del paisaje visual-acústico mediante la construcción de un borde costero y la reconstrucción del ecosistema estuarino

POR: MARIA SOFIA BALBONTIN GALLO

PROFESOR GUÍA: CONSUELO BRAVO

Luego del terremoto de 8,8 grados (escala Richter) seguido de un Tsunami que devastó la costa de la zona centro-sur de Chile entre la VI y la VII región, la construcción, arquitectura y urbanismo enfocaron su mirada en la recuperación del daño causado por la catástrofe. La zona afectada corresponde a un extenso territorio y dentro de él se eligió la localidad de Boyeruca para trabajar en su reconstrucción, que más que remecida por el terremoto, fue arrasada por el tsunami. La localidad es una pequeña y aislada caleta costera al sur de Pichilemu que pareciese estar perdida entre las dunas y los bosques de la zona central. Es precisamente esta condición desamparada, la que nos llevó como aula a tomar la decisión de trabajar en el diseño de su reconstrucción y hacer de nuestros proyectos de título, un regalo para su futura restauración. El pequeño pueblo está necesitado de diversas suturas que van desde su composición social, productiva y económica, residencial, pasando por la reconstrucción, o más bien, la nueva construcción de infraestructura, equipamiento urbano hasta llegar a la regeneración de su gama ecológica deteriorada dentro de su contexto geográfico natural. El caso traía consigo una complejidad particular; no bastaba solo con reparar lo dañado, sino que había que reubicar prácticamente todo el pueblo, puesto que éste no podía quedar expuesto ante la posibilidad de un nuevo tsunami.

Tomando aquellas necesidades y condiciones, el proyecto consiste en diseñar un Plan Maestro que abarque la zona de riesgo, haciendo de éste, en primera instancia, un muro de contención que amortigüe los efectos del tsunami y simultáneamente otorgue la infraestructura para el desarrollo de las necesidades y potencialidades del pueblo. En segunda instancia, el proyecto busca potenciar su patrimonio natural que consiste en una extensa playa de roqueríos y arenas grises, un humedal de origen estuarino que desemboca en el mar emplazado en el valle de dos cerros costeros, que encajonan este ecosistema que actualmente se encuentra en crisis. El proyecto propone la regeneración del humedal de Boyeruca, siendo el muro el elemento que cohesiona costa, pueblo y laguna. Bajo esta perspectiva, el proyecto encuentra su resolución en los componentes del paisaje, siendo éste de impacto tanto visual, como acústico. Es el muro el que dirige el recorrido entre el paisaje de la playa y las olas, con su sonido marino, al paisaje del humedal con sus aguas calmas, su vegetación acuática y fauna que invaden el silencio y la calma con los cantos de las aves. Sin dejar de lado la transición que pasa por el pueblo y la vida que ahí se da. Solidificando así, la identidad sonora de Boyeruca y desarrollando su arraigo cultural.

Es así como el proyecto se configura en dos partes, una para el habitar del pueblo y la otra para el habitar de la naturaleza. La primera está determinada por el territorio que abarca el sonido del mar, mientras que la segunda se esconde tras un buffer sonoro de árboles que aísla el sonido del pueblo y conserva las condiciones óptimas para la reconstrucción del equilibrio ecológico del humedal. La primera se diseña en base a un zócalo que dibuja el borde de Boyeruca, mientras que la segunda se diseña en base a elementos del paisaje, con flora nativa del lugar. El proyecto se conforma como la plataforma hacia los sonidos naturales del lugar.